Los curanderos de Cancún

Sanación ancestral que sobrevive en el presente
See in english

En la época prehispánica la medicina que se practicaba era completamente herbolaria. Nuestros antepasados usaron la sabiduría de la naturaleza para menguar las enfermedades. Actualmente algunos conocimientos han llegado a las tradiciones propias del sur de México a través de los curanderos.

Empecemos por los sanadores, estos personajes de la historia mexicana antigua usaban su cuerpo y conocimientos míticos y religiosos para curar personas. Hay diferentes tipos de sanadores y a continuación les mencionaremos algunos para conocer sus tradiciones e importancia.

El sanador que con su rezo invocaba a los espíritus del más allá para que su pueblo o paciente estuvieran saludables. El siguiente tipo son los chupadores o limpiadores que, con su boca o manos, jalan enfermedad fuera de las personas. Los chamanes los cuales hacen danzas hipnotizantes y usan plantas para conectarse con las fuerzas del más allá y curar. También existía el tipo de los clarividentes que utilizan algún oráculo. Por medio de algunos objetos significativos veían el problema de sus pacientes y sugerían solución.

 

Los curanderos de Cancún actualmente

En cuanto al tema de los curanderos, estos amantes de la medicina antigua utilizan cosas ajenas a su cuerpo para curar. Podían recurrir a curar por medio de hierbas o limpias enfocándose nada más en problemas de huesos. Algunos curanderos soban órganos clave o usan baños de vapor.

Cada curandero tiene diferentes formas de pensar y de curar. Mucha de la sabiduría de estas personas proviene de la tradición oral. Algunos curanderos y chamanes ofrecen sus servicios al público, así como para oficiar bodas místicas en las orillas de la Riviera Maya.

Es muy importante que investigues sobre quienes ofrecen sus servicios y qué tipo de rituales ofrecen. Siempre asegúrate de que la experiencia que vivan sea inolvidable y recuerda que mientras la compartas con más personas, será más enriquecedora.

Por: 307RM

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *